Seamos alguien más de lo que somos.

Hoy después de mucho tiempo vuelvo a tocar las palabras, a reencontrarme con ellas, vuelvo a sentarme y a observar esas palabras que, en un momento, les había...

40 0
40 0

Hoy después de mucho tiempo vuelvo a tocar las palabras, a reencontrarme con ellas, vuelvo a sentarme y a observar esas palabras que, en un momento, les había dado la espalda. Hoy vuelven. Hoy vuelvo. Quizás no por entusiasmo, no por fervor, no por pasión quizás, o quizás sí por necesidad, por querer escupirle en la cara a la realidad, decirle lo que se siente tenerla enfrente rutinariamente. Hoy vuelvo a escribir porque siento, porque simplemente las palabras se acumulan, se transforman, se evolucionan entre sí, a sí mismas y cual gota de agua en un vaso interminable terminan escapándose, terminan colapsando, terminan erupsionando.
¿Qué tenemos para decir?,¿Qué tenemos para sentir?,¿Lo decimos y lo sentimos, o lo escondemos para luego verlo, admirarlo en una catastrofe?,¿Qué sentimos y decimos verdaderamente cuando decimos que decimos y qué decimos que sentimos?.
Sentimientos y palabras son juegos interminables, laberintos creados por el mejor de los arquitectos, escondites increíbles, universos inexplorados, paradojas que solo se hayan en mentes inentendibles. Decimos que sentimos algo y sentir que sentimos lo opuesto, a veces una rutina extraña pero que por comportamiento torpe humano siempre lo hacemos.
Palabras que quizás gritan, sollozan con infinita agonía, lágrimas agudas y desesperadas, que imponen en el cielo la más bella danza de la libertad. Sentimientos que portan esas armaduras de los más valientes caballeros listos para el encuentro hacia lo desconocido y presentar una actuación, una batalla que sería digna hasta para el más indestructible guerrero. Sentimientos que han visto la oscuridad, lo peor de aquella prisión en la que se encuentran, que al ver una pequeña, insignificante y diminuta gota de luz se alzan esperanzados, se reincorporan y se posan cara a cara frente a nosotros.
En definitiva, palabras, sentimientos, libertad, y el suspiro a la pasión verdadera no son más que pequeños individuos que se hayan en nosotros, en nuestro interior, en ese boulevard de nuestra mente, que están allí, esperando a ver.
¿Qué hacemos cuando sentimos algo y no actuamos, cuando callamos, cuando matamos palabras y todo queda vacío?. Ese que somos… realmente siente y dice más que quien aparentamos ser. Que algún día llegue ese día en el que quien realmente somos sienta la luz de una libertad emocionada y diga más que ese o esa que aparenta tener más de una mirada, más de una risa, más de una sonrisa, más de nosotros.
¿Somos lo que somos realmente?,¿Qué somos?. Liberemos algún día eso que somos y sin maá palabras y sentimientos falsos llenemos de júbilo eso que nos desata y nos atrapa con pasión. Que algún día logremos sentir y decir con libertad y sin barreras ni destinos falsos a la realidad. Seamos, de una vez, lo que nos acompaña en soledad, en penumbras y no lo que ven los demás. Seamos alguien más de lo que somos.
Autor: Mauro Martinez

In this article

Join the Conversation

Join the Conversation